VIAJE DE AUTOEXPLORACIÓN

Durante el mes de Mayo realicé un taller de escritura con Jime Sánchez y me animó a hacer un viaje de autoexploración a través de la poesía.
Siempre fui más de las imágenes que las palabras, pero me he dado cuenta en los últimos meses que escribir me es necesario. Es terapéutico y catártico.

TENEMOS QUE HABLAR

De flores primaverales mi nuevo Mayo fue.

De sol cálido y días largos.

Tengo un nuevo vecino.

Lo saludo diariamente desde mi balcón.

Me sonríe brillante en sus mañanas calmas y azuladas.

Pero violento lo noto en sus días grises.

Me gusta dialogar con él.

Cuando puedo lo visito y con su frescura acaricia mis pies.

Un profundo escalofrío en mi interior hace recorrer.

Y lo observo detenidamente.

Con solo mirarnos ya entiende lo que me sucede.

Los ruidos de mi mente se apagan con solo oírlo.

Entro a otra dimensión, floto y el tiempo se desacelera.

Me cuesta despedirme de él.

Ojalá pronto pueda volver a abrazarlo en mi nuevo Junio de verano.

Volver arriba